El póker de mesa, como se le conoce habitualmente, tiene muchos años de historia siendo uno de los juegos de cartas preferidos para apostar. Puede decirse que los jugadores necesitan tener algo más que suerte de su lado; para este juego deben tener conocimientos y la habilidad de crear e implementar estrategias analizadas correctamente que les lleven a lograr la victoria y, quizás, llevarse una buena cantidad de dinero en el bolsillo.

Sin embargo, como consecuencia de esta era digital, hasta los juegos tradicionales como el póker se han adaptado, lo cual ha tenido muy buena recepción entre los jugadores amateurs de los juegos de tablero. Esto se puede ver, sobre todo, en las plataformas de casino online, las cuales son el sitio ideal para jugar, ya que se puede hacer desde la comodidad del hogar. Aun así, esto también se puede observar en la mayoría de los casinos tradicionales, que han tenido que eliminar algunas mesas de póker clásico para instalar máquinas de vídeo póker.

Las razones de este cambio de preferencia del juego tradicional al moderno varían. Entre algunas de ellas se puede mencionar, en primer lugar, el hecho de que el vídeo póker es muy similar al póker de mesa, así que muchos de los jugadores ya están familiarizados con las reglas. En segundo lugar, en el vídeo póker la velocidad del juego aumenta, así que la adrenalina siempre estará presente. Tercero, se tiene la libertad de decidir lo que los participantes tienen; donde, sin duda alguna, el resultado que obtendrán será determinado por las habilidades que tengan al jugar a las cartas.

Por último, y quizás es una de las razones más atractivas, en el vídeo póker es el jugador quien tiene la ventaja en el juego, en vez de la casa, como usualmente sucede.

Una breve historia del vídeo póker

La aparición del vídeo póker está estrechamente relacionada con la de las máquinas tragamonedas, pues ambas operan bajo los mismos principios, con la diferencia de que una contiene cartas de póker, y la otra, figuras y símbolos. De esta manera, el juego tuvo su debut en las instalaciones de los casinos tradicionales en el año 1970; en ese tiempo, el diseño de las máquinas de vídeo póker era muy arcaico, ya que podían compararse con los televisores de aquel tiempo.

En aquel tiempo, la combinación para lograr una victoria era el 2 pares; sin embargo, esto fue mejorando gradualmente hasta llegar a un par de Jacks o Better (jotas o mejor). A pesar de esto, fue en el inicio de los 80 cuando el vídeo póker cobró fuerza y se crearon muchas variaciones; cada una mejor que la anterior. Hoy en día, gracias al peso y accesibilidad que ofrece el internet, se puede disfrutar este increíble juego no solo desde un casino tradicional, sino desde una computadora en casa; e incluso en dispositivos portátiles como teléfonos inteligentes y tabletas.

¿Cuáles son las reglas para jugar al vídeo póker?                                                 

El vídeo póker tiene reglas de juego muy simples, y no es nada complicado de aprender. Por lo tanto, es el juego indicado tanto para los jugadores experimentados, como para los principiantes que quieren aventurarse en el mundo de los juegos de cartas. En este sentido, el vídeo póker tiene un mazo de 52 cartas, con la cual el jugador tendrá aproximadamente 2.598.960 manos para jugar. Esto podría sonar un poco preocupante al principio, ya que el jugador podría preguntarse cómo podrá aprender esa gran cantidad de combinaciones; sin embargo, con la práctica se dará cuenta de que no es tan difícil ni imposible como pensaba.

Luego de que esto haya sido aclarado, el juego comenzará cuando el jugador seleccione la moneda y el método de apuesta; este puede ser la apuesta máxima, o la simple, de 1 a 5 créditos por mano. Después el jugador activará el botón de lanzar, y 5 cartas del mazo que componen la mano inicial serán repartidas de manera aleatoria. Es en este momento en donde el jugador debe comenzar a aplicar las estrategias y habilidades para decidir, ya que deberá analizar el impulso de la mano de cartas para así decidir cuáles se quedarán y cuáles deberán cambiarse, siempre teniendo la posibilidad de conservarlas o cambiarlas por completo.

Si la persona se decide por cambiar alguna o todas las cartas, debe presionar el botón de lanzar y, así, las cartas seleccionadas serán reemplazadas por otras que están en la parte superior del mazo. Una vez que el jugador obtenga su mano definitiva, el juego acabará y la máquina determinará quién ha obtenido la mano ganadora. Si es el jugador el que ha ganado la ronda, recibirá su pago automáticamente; operando siempre de acuerdo con los horarios establecidos en la tabla de pagos de la máquina.

Ventajas del vídeo póker versus el póker de mesa

Finalmente, se mencionarán dos ventajas importantes que tiene el vídeo póker en comparación con el póker tradicional. Y la primera ventaja es que no se juega con oponentes reales, sino con la máquina del juego directamente. Esto es una ventaja excelente, porque los jugadores pueden jugar con la tranquilidad de que nadie estará observando cada una de sus expresiones. Por otro lado, está la funcionalidad extra del juego, conocida como Double-up; esto permite que los jugadores dupliquen lo que hayan ganado en una ronda simple, en la cual el jugador debe sacar una carta mayor que la que está puesta sobre la mesa.